A 58 años del nacimiento del «Macho» Camacho

Oriundo de Bayamón, Puerto Rico, Héctor ‘Macho’ Camacho nació un 24 de mayo de 1962, y bregó fuerte con los guantes puestos hasta convertirse en el tercer púgil en el boxeo de la Isla del Encanto en consagrarse tricampeón del mundo, acompañado de un estilo sui géneris y atrevido, pero valiente, que lo convirtió en un peleador único.

Muy joven su madre lo llevó a Nueva York, donde conoció el arte del boxeo, no sin antes haberse metido en algunos problemas. Su récord amateur llegó a 96 victorias y apenas cuatro derrotas, ganando en múltiples ocasiones los Guantes de Oro de Nueva York y haciéndose de un nombre dentro de la escena boxística estadounidense al grado que estuvo cerca de ir a los Juegos Olímpicos de 1980, pero por el boicot del País de las Barras y las Estrellas, se quedó sin esa oportunidad. Debutó como profesional el 12 de noviembre de 1980 en Nueva York y con apenas 21 peleas, en agosto de 1983, fue en busca del campeonato Superpluma del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) ante el mexicano Rafael ‘Bazooka’ Limón, cetro del que sólo hizo una defensa. Un par de años después, en agosto de 1985, conquistó su segunda faja al derrotar al mexicano José Luis Ramírez para ceñirse el cetro Ligero del CMB, del que hizo dos defensas, una de ellas ante Edwin ‘Chapo’ Rosario.
El tricampeonato llegó en marzo de 1989 al derrotar a Ray ‘Boom Boom’ Mancini con el cetro Superligero de la Organización Mundial de Boxeo en juego, cetro que defendió con éxito ante Vinny Pazienza y Tony Baltazar antes de perder el invicto ante Greg Haugen en 1991. Cobró revancha ante Haugen en ese mismo año y en 1992 buscó el cetro verde y oro del CMB, pero Julio César Chávez lo derrotó en Las Vegas.
Buscó en un par de ocasiones el tetracampeonato, pero tanto Félix ‘Tito’ Trinidad en enero de 1994 como Óscar de la Hoya en septiembre de 1997 se lo impidieron. Pese a ello, logró triunfos que dieron resonancia a su carrera, dos de ellos ante los veteranos Roberto ‘Mano de Piedra’ Durán en 1996 y 2001, y el otro ante Sugar Ray Leonard, en 1997. Tanto Durán como Leonard están entre los mejores 10 en la historia del boxeo mundial y a ambos los encaminó al retiro, pues tras derrotarles no pelearon más. Fue un personaje clave en la tradicional y acérrima rivalidad entre mexicanos y puertorriqueños sobre el ensogado. También fue el hombre que cargó con la imagen del boxeo boricua cuando ya se había ido el gran Wilfredo Gómez, y aguantó con la responsabilidad hasta que Félix ‘Tito’ Trinidad se consolidó precisamente venciéndole.
Se fue ‘Macho’ en 2010, tras caer con el mexicano Saúl Román, con una marca de 79 triunfos, 38 de ellos por nocaut, a cambio de seis derrotas y tres empates. Nunca fue noqueado. Su estilo elusivo, a veces desesperante, combinado con la velocidad y una inteligencia superior al promedio le permitieron llegar al tricampeonato, alargar su carrera durante 30 años y le llevaron a ser exaltado en el Salón de la Fama en 2016. Fue ‘Macho’ con los puños, pero también con las palabras.
Desafortunadamente, es estilo desprendido en el ring lo trasladó a la cotidianeidad, donde se hizo de múltiples problemas que le valieron un par de atentados contra su vida, siendo fatal el segundo de ellos, ya que fue baleado un 20 de noviembre de 2012 y cuatro días después, se declaró su muerte cuando apenas rondaba los 50 años.
Salvador Rodríguez/ESPN Digital

Compartir

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*