Chacón reinventado: vende aceite y comida para mascotas

Tiempo de crisis. Tiempo de adaptarse. Si hay una capacidad, además de la destreza deportiva, que ha demostrado el ídolo que dio el boxeo mendocino, Julio Pablo Chacón, es la de saber leer las circunstancia y sobrevivir. Con la actividad del boxeo detenida en el mundo desde hace casi tres meses, ex campeón mundial y medallista olímpico no descuida sus responsabilidades familiares y sociales, y se viste de comerciante, para mantener a flote una estructura de vida, que incluye a sus dirigidos. Pablo lanzó la marca de aceite El relámpago, y adaptó una dependencia de su gimnasio para la venta de alimentos para mascotas. «La idea la venía trayendo desde hace tiempo, y eran dos proyectos paralelos. Por un lado mi amigo y colaborador en el gimnasio Armando Andrada, se dedica a la venta de aceite, y habíamos hablado de inscribirnos para poder tener nuestra marca, con su propia etiqueta. En realidad no somos fabricantes de aceite, pero si fraccionadores«, comenzó explicando Pablo Chacón sobre su propia marca de aceite de girasol.
Para continuar sobre su doble emprendimiento, el ahora técnico lasherino dijo: «Por otro lado, un amigo y siempre colaborador de los festivales amateurs, Rodrigo Chalamán, de un corralón grande de Guaymallén, también me había hablado sobre la idea de poner un negocio de comida para perros, y ya nos largamos con todo. Estos son dos negocios familiares, para sobrellevar este parate del boxeo, que esperamos que se abra pronto la posibilidad de reabrir el gimnasio», expuso Pablo.

DE BOXEADOR A TÉCNICO
Pablo Chacón vio terminada su carrera boxística demasiado pronto, cuando un desprendemiento de retinas lo dejó fuera de la práctica profesional del pugilismo. Quien fuera pupilo de Ricardo Bracamonte, y que ahora tiene 45 años, realizó su última pelea el 2 de diciembre de 2005, cuando notó problemas en la vista en aquel combate realizado en el Luna Park, donde venció por puntos al puntano Julio Argañaraz.
Tras varias operaciones oftalmológicas, tuvo que bajarse de los rings. De inmediato se puso a la par de su maestro, el Cabezón Baracamonte, y juntos sacaron el gimnasio de calle Molinero Tejeda nada menos que a tres campeones mundiales: Juan Carlos Reveco, Jonathan Barros y Betiana Viñas, además de la chance en peso pluma de José Pablo Manzanita Estrella, quien fue despojado de un triunfo legítimo frente al campeón mundial pluma AMB Vicente Mosquera, el 12 de junio de 2006.

AYUDANDO A LOS CHICOS
«Estos negocitos son pequeños, para que pueda trabajar la familia, y además con ellos también le damos trabajo a los chicos boxeadores que tengo viviendo en el gimnasio. Son seis pibes de otras provincias, que no pudieron volver a sus casa y están sin poder salir a trabajar», expuso el Relámpgo, que agregó: «Ahora pueden salir a ofrecer el aceite y ganarse su moneda», detalló Pablo, quien de esta forma, no sólo apoya a su economía familiar, sino que le da la herramienta para que sus boxeadores -ahora inactivos- puedan subsistir en este tiempo de coronavirus en el «Nido de Aguilas», como se le dice entre amigos a la pensión que hay en la parte superior del gimnasio, y donde supieran vivir el Cotón y Yoni, entre otros tantos. «Creemos que esta iniciativa va a andar bien, porque hay buena vibra por parte de la gente, que tira buena onda. Ese cariño que la gente me tiene es fundamental, y además por la incentivación para los chicos que viven en la pensión».

JULIO PABLO CHACÓN
Respecto al tema boxístico, Pablo dijo que su gimnasio abrirá este próximo lunes -ya están autorizados todos los establecimientos pugilísticos de Mendoza- con las medidas del caso. «Hay que respetar a rajatabla las indicaciones preventivas de la FAB, el municipio y la Provincia. Iremos muy despacio haciendo cosas, se manejarán las distancia, trabajaremos todos con barbijo, de a cuatro boxeadores por hora, sólo haciendo bolsa y la gimnasia del boxeo. Ya hemos puesto en marcha la imaginación para ver qué ejercicios se pueden hacer sin romper los protocolos ni exponer a los boxeadores a un posible contagio», finalizó quien fuera el campeón mundial pluma de la OMB y medalla de bronce en Atlanta ’96.
Diario Uno de Mendoza.

Compartir

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*