Campeón de boxeo triunfa en combate contra el COVID

Verástegui, al centro, tras abandonar terapia intensiva hace dos semanas. EL DEBER

El boxeador boliviano Elvis Verástegui se recupera del covid-19 después de más de dos semanas en terapia intensiva en un hospital del país, una experiencia tras la cual su prioridad es su total mejoría para volver al lado de su familia. El púgil de 46 años, que actualmente tiene el título de campeón nacional de boxeo interino, salió de terapia intensiva tras estar intubado por unos 17 días y ahora se encuentra en observación a la espera de su resultado negativo en coronavirus para volver a su casa. «Fueron días difíciles y estoy agradecido con Dios por esta oportunidad de vida, lo primero que haré al salir es ir a la Iglesia y saber cuál es el propósito de Dios conmigo», expresó Verástegui sobre su dura experiencia en un hospital de Santa Cruz de la Sierra.
El boxeador comenzó en mayo a sentir algunos síntomas como dolor de garganta, que al principio parecía un resfriado común, pero mientras los días iban pasando no sentía alguna mejoría. Verástegui fue hospitalizado después de dar positivo al covid-19 y conoció que su esposa y uno de sus hijos también fueron diagnosticados con esa enfermedad, pero que no era necesaria su hospitalización.
Los médicos decidieron entubarlo y su familia pidió la colaboración de alguna persona con su mismo tipo de sangre para que pueda donar plasma hiperinmune para su tratamiento, una situación muy repetitiva en familias que tienen un caso positivo de COVID-19 en el país. El boxeador señaló en conversación telefónica que está muy agradecido con los médicos, su familia y con sus alumnos de boxeo, que en ningún momento le dejaron solo, al igual que otros colegas que están pendientes de su recuperación.
En este momento está en observación en el hospital y hace ejercicios para botar flemas de sus pulmones, a la espera de su recuperación total para volver a su casa. Cuando salga del hospital será donante de plasma para ayudar en la recuperación de otros enfermos en el país. Esta vivencia cambió la prioridades para el boxeador, que antes de la pandemia se dedicaba al «cien por ciento a entrenar y enseñar boxeo».
«Voy a seguir enseñando y entrenando con las mismas ganas de siempre, pero ahora mi prioridad es Dios y mi familia», manifestó. Verástegui logró varios títulos nacionales en su carrera, además de la medalla de plata en los Juegos Bolivarianos en 1993 y el bronce en los Juegos Panamericanos en 1994.
Correo del Sur.

Compartir

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*