“Una boxeadora nunca pierde el hambre de gloria“

Aunque su nombre pareció borrarse de las carteleras Claudia López, la eterna “Chica Diez”, rompió el hielo peleando en Inglaterra frente a Terri Harper. “Había sido mamá y reaparecí dos años después peleando en Inglaterra. Más de uno quedó con la boca abierta”, bromea la trelewense ex doble campeona del mundo.
“Me ayudan a seguir las ganas y el amor con las que practico éste deporte”. Y reconoce que a pesar de plantearse más de una vez el retiro, siempre ganó el regreso. “Pensé en dejar tres o cuatro veces pero fue por las lesiones en mi rodilla. Hubo tres parates largos pero siempre terminé retornando porque las ganas siempre estuvieron”.
Con 40 cumplidos y 17 años en la práctica boxística, Claudia López sumó un título orgulloso, que no requiere de cinturón. “Tengo un hijo de 3, Gael y otro de 20 –Alexis- que me hizo abuela hace un año y medio de Iriel. Abuela, pero jóven”, resaltó.
“Este año teníamos una pelea en Brasil en febrero pero dos semanas antes se bajó la boxeadora. Lo que queríamos era salir al exterior que es lo que hoy, representa una mejor bolsa económica. En Argentina pelearía solamente si fuera por por un título del mundo. No me atrae pelear a 6 u 8 rounds. Para ir de punto y que te roben es mejor ir por un título”.

Claudia López y una postal de familia. Hijos y nieto suman aliento a la boxeadora de Trelew.

López construyó su carrera en la Patagonia. Y es una de las boxeadoras argentinas con más recorrido internacional: peleó en Corea del Sur; México, Canadá, Inglaterra y Brasil. “Gané experiencia, pelee siempre con las mejores, nunca con “paquetes”. Viajé a países que si no fuera por el boxeo no lo hubiera podido hacer. Conocí mucha gente y lo lindo que tiene el boxeo. Quisiera pelear en EEUU con cualquiera y acá en Argentina me gustaría enfrentarme con Erica Farías”, desafió.
Lleva 37 peleas como profesional de las cuales ganó 26 y perdió 11. Obtuvo el título vacante superpluma de la FIB en el 2012 (GP a María Maderna en Tapiales), lo resignó ante Dahiana Santana en la noche de “Maravilla” Martínez en Vélez e inmediatamente festejó el título mundial Supergallo de la FIB en 2013 tras derrotar a la colombiana Diana Ayala en el “Socios Fundadores”.

Peleó en Corea del Sur; México, Canadá, Inglaterra y Brasil. Lleva 37 peleas como profesional de las cuales ganó 26 y perdió 11. Obtuvo el título vacante superpluma de la FIB en el 2012 (GP a María Maderna en Tapiales) y el título mundial Supergallo FIB en 2013 tras derrotar a la colombiana Diana Ayala en Comodoro Rivadavia. Boxea desde hace diecisiete años.

Siempre con Raúl Montesino, su hacedor y ahora con el refuerzo técnico del cubano Iván Díaz, Claudia reconoce que persiste la ambición. “Una boxeadora nunca pierde el hambre de gloria. A quién no le gustaría ser de nuevo campeona mundial. Sé que hay buen nivel pero obvio me gustaría intentarlo”. Hasta tanto se reactive el boxeo post-pandemia entrenará en casa y con los recursos que se tengan a mano. “Pensaba que podría ser el último año pero con todo esto, capaz lo estire un año más. Si me da el cuerpo y tengo ganas de entrenar lo voy a seguir haciendo”.
PdS.

Compartir

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*