Desde las Mil Viviendas hasta un Doctorado en México

Dedicación plena. No se achicó. Nació en Trelew en el populoso barrio de las Mil Viviendas y aunque allí muchos pelean, «porque les gusta pelear», encontró en el boxeo un camino que lo hizo grande y que permitió, además, que muchos boxeadores sean grandes. Para ser un grande en el boxeo, no necesitó subirse al ring y pelear (o boxear). Puso las energías en el estudio, en conocer al boxeador bajo todas sus facetas, en lo físico, en lo anímico, en lo mental. En conocer cada movimiento que necesita para que su pupilo sea el mejor.
Rodrigo Damián Merlo, quien en algún momento puso al servicio de Chubut Deportes sus conocimientos y dio cursos con Omar Andrés Narváez, trabajó con el «Huracán» en la preparación física con un equipo interdisciplinario, todos patagónicos, para sacar lo mejor del campeón.
Pero buscó otros horizontes, ser el mejor, ser un Magister, ser un Doctor en las Ciencias del deporte y tan mal no le va. En tiempos de cuarentena es momento de estudiar y quien quiera estar dentro de la preparación física y técnica del boxeo, deberá contactarse con él.
“Yo hice Taekwondo, Judo y Karate ya que siempre me gustó el tema del combate. Yo nací en las «Mil Viviendas» de Trelew, como Lucas (por Matthysse) y otros peleadores y me gustaba pelear, estaba bueno pelear. Claro que el Karate y el Taekwondo se me hacía que no era muy real y un día pasé por el Club Independiente donde estaba «Huinca» Méndez, estaba García y también estaba Mario Matthysse y lo que vi me gustó, me metí a probar y me quedé. Mario fue quien me invitó a varias funciones de boxeo profesional. Me acuerdo que yo estaba en Comodoro Rivadavia estudiando Educación Física y él me llevó a varios festivales para estar y con su gente. Y me sentí muy cobijado. También estuve estudiando en Rosario y justo Matthysse peleaba en Santa Fe ante Luján y Mario me invitó a pasar con ellos, a hacerme sentir parte del grupo y éstos recuerdos me quedaron muy grabados en la memoria.

– ¿Y tus estudios como siguieron?

– Yo me fui de Chubut Deportes a Buenos Aires para terminar la Maestría y desde Buenos Aires me vine para México a hacer el Doctorado en el 2009 terminando la Maestría y la especialidad en fisiología del ejercicio y como te dije, me vine a hacer el Doctorado.

– ¿Y tus trabajos en México como fueron?

– Trabajé mucho con boxeadores profesionales, con un equipo de 20 boxeadores profesionales, con Rafael Guzmán en Guadalajara, dentro de los cuales había varios campeones del mundo como ser Irma «La Guerita» Sánchez quien lo hizo en la categoría mosca, Salvador «IronMan» Sánchez, «Goofy» Montes, Aaron Bobadilla, peleadores olímpicos como Arturo Santos, el hermano de «Canelo» Alvarez, me refiero a Ricardo «Dinamita» Alvarez y peleamos con este grupo una o dos veces por mes donde en cada festival de boxeo metíamos 6 ó 7 profesionales y todo esto era un aprendizaje intensivo para mí.

– Pero seguiste ligado a la Argentina.

– Si. Cuando terminé el Doctorado en Ciencias del Deporte, acá en México regresé a la Argentina para dar un Instructorado de Deportes de Combate. Dimos cursos en Comodoro Rivadavia y también en Rawson en la Escuela del Pampa Ducid, como así también en Buenos Aires en la sede de la Federación Argentina de Deportes de Combate. Cuando termino de dar este instructorado regreso a México a buscar mi título Doctoral y ahí nomás me ofrecen un trabajo en la Secretaría de Deportes de Guanajuato, como director, de lo que sería allá el Instituto de Educación Física, donde dirigí ese instituto por un período de 4 años y después me puse a escribir mi siguiente libro que se llama «Entrenamiento Para Deportes de Combate» y me llaman desde el Consejo Mundial de Boxeo para trabajar en la Universidad del Boxeo y trabajé en esos cursos en lo que son los manuales de estudio. Luego me fui a España a dar cursos allá y ahora me dedico a dar cursos en línea con la Umbe, también voy a trabajar en línea con la Argentina, más precisamente Ambapa y con el Colegio Profesional de Licenciados del Entrenamiento dando cursos en línea y también para la Federación Española de Boxeo y también a otros lugares de manera digital.

– ¿Qué podes contar del boxeo en México? ¿te pudiste ambientar?

– El boxeo de México me recibió muy bien, es una familia muy grande, siempre están con muchas ganas de aprender y compartir. Siempre me llaman para dar cursos y simplificar los procesos de entrenamientos y hacerlos más reales y más sencillos a lo que es el boxeo y al movimiento de este deporte.
Generalmente en el boxeo colaboran muchos entrenadores de atletismo y de pesas, pero lo que falta un poco son los gestos deportivos para usarlos como medios de entrenamientos y eso es lo que yo hago: busco adaptar las cargas de trabajo desde lo que es la fisiología del ejercicio, a los movimientos biomecánicos específicos, no solo del deportista con el cual estamos trabajando, sino también en base al rival que vamos a enfrentar.

SuperDepor/Diario El Chubut

Compartir

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*