Romina Guichapani no tuvo piedad en el Boxing Club


El sábado, en las instalaciones del polideportivo del Boxing de Río Gallegos, los aficionados al deporte de los puños tuvieron la posibilidad de disfrutar de un muy buen espectáculo deportivo. Se presentaron exponentes de distintos puntos de la zona y los locales tuvieron la oportunidad de mostrar sus progresos y alguna que otra falencia, cuestión que servirá para seguir mejorando. Quedaron evidenciados el entusiasmo y las ganas que le ponen a la práctica de la disciplina, pero también, en algunos casos, la falta de entrenamiento físico y técnica, cuestión que sólo se puede mejorar con más horas de práctica.  La organización estuvo a cargo de los representantes del gremio de APAP, encabezados por Marcelo Ojeda y del sindicato de petroleros, con Vidal a la cabeza.

Al ring
La primera pelea tuvo a dos deportistas riogalleguenses de la categoría pluma. En el rincón rojo, el pupilo de Fabián Stout Cristian Calfuquir luchó ante Nahuel Morales del gimnasio del Rocha; como asistentes estuvieron Fabián ‘Motita’ Torres y ‘Batuco’ Morales. La pelea fue a 3 rounds de 2×1. El árbitro fue Omar Alvarez. Se los vio parejos, con Morales con una leve ventaja en lo que al alcance de brazos se refiere. En el segundo capítulo la cosa fue más pareja, intensa. Ya en el tercero, Calfuquir, si bien mostraba signos de cansancio, aportó más que su rival, por lo que el fallo unánime lo dio como ganador.
El segundo espectáculo de la noche fue una exhibición a cargo de dos mujeres, una de ellas Yésica Biyalón y la otra Moira Tenorio de Río Grande, ambas en categoría super ligero. Fueron dos rounds de 2×1, en los que demostraron sus condiciones físicas y fuerza necesaria para una pelea en serio, porque en algunos pasajes no fueron golpes leves. En la tercera pelea, categoría super ligero, Moira Tenorio de Río Grande se impuso a Camila Verdugo de Río Gallegos tras un combate de 3 rounds de 2×1. La visitante salió con más determinación que la local, aplicó golpes duros y certeros que provocaron una hemorragia nasal a su contrincante, siendo más técnica, más prolija y limpia en su tarea. Camila intentó salir de la situación, pero le faltó aire y fuerza para llegar a cumplir un papel dominante. Condiciones tiene, pero le falta técnica para lanzar golpes y caminar mejor en la lona. El fallo de los jueces Cisneros, Gómez y González fue unánime.
La cuarta propuesta la ganó por puntos Manuel Millalongo, pupilo de ‘Lilo’ Albarracín, a Brian Rovera del Team Stout. El combate fue parejo, con muchos golpes y la propuesta de ir al frente de parte de los dos protagonistas. La balanza se inclinó leve pero justamente por el que demostró mayores condiciones. La quinta pelea la ganó, también por fallo unánime, el riogalleguense Franco Delgado a Alexander Gaetan, representante de la localidad de 28 de Noviembre. Muy buena pelea, dinámica, donde ninguno se guardó nada. La victoria final fue muy ajustada. La sexta pelea de la noche la ganó en fallo dividido el pupilo del Team Hindie, Carlos Arias, ante el otro alumno de ‘Lilo’ Albarracín, Franco Medina. Fue un combate durísimo a 3 rounds de 3×1, bien trabajado por parte de los dos deportistas de la categoría mediano. En el séptimo capítulo, en categoría welters, la victoria, un tanto criticada, fue para el local Maximiliano Subiabre ante Héctor González de la localidad de Perito Moreno, a quien Raúl Guichapani intentó darle directivas claras, pero el deportista desoyó los consejos, a pesar de la insistencia del experimentado entrenador. Los dos boxeadores mostraron condiciones, fuerza y entrenamiento; incluso el visitante tuvo momentos claros de sacar ventaja ante un local que se vio complicado, pero al peritense le faltó cerrar. Resignado ante la falta de atención de parte de González, Guichapani se sentó a un costado y desde allí acompañó hasta el final junto a Fabián Stout. El semifondo quedó en victoria para Denis Andrade de Caleta Olivia, ante Javier Millanao de Río Gallegos.

El espectáculo de cierre
En el combate profesional, a 6 rounds de 2×1 categoría pluma, Romina Guichapani enfrentó y venció a Verónica Adam de La Pampa. Ante la demora para el inicio, el padre de Romina pidió a los responsables que apresuraran el espectáculo. Cada juez se acomodó en su lugar y se hicieron las presentaciones. La boxeadora peritense entregó un presente a Marcelo Ojeda, en agradecimiento por su aporte a la actividad deportiva. Luego fue Marcelo Michieletto el encargado de dar la charla previa a las deportistas que se acomodaron en el centro del ring junto a sus entrenadores.

Timbre y a pelear. La diferencia más notoria entre las púgiles fue la altura, un tanto superior para la santacruceña, lo que le permitió sacar una ventaja en el alcance de brazos. La pampeana demostró coraje y preparación, incluso consiguió embocar buenos golpes en Romina, que supo sobreponerse e incluso atacar con mayor ímpetu. Prolija y limpia en sus movimientos, la dureza de los golpes fue doblegando a su rival, que seguía de pie y demostrando coraje. Con 3 capítulos similares, fue en el cuarto asalto cuando, luego de una nueva lluvia de golpes que no tuvo respuesta, Michieletto decidió parar la pelea, a pesar del enojo y reclamos de parte de quienes debieron hacerlo: sus preparadores. Otra victoria como profesional para Guichapani, que sigue dando pasos firmes rumbo a una posibilidad, aún lejana, de buscar un título nacional.
La Opinión Austral.

Comentarios (2)

 

  1. vasco dice:

    un gran evento de box con tremendo peleadores de rio gallego y la zona y la aplanadora guichapani.gracias a todos y a chelo ojeda y claudio vidal,por el apoyo al boxeo.

  2. Evita dice:

    Ya seria momento de ponerle a la chica Guichapani alguna boxeador a que no sea debutante.. Sino sera siempre invicta.. Así cualquiera

Deje un comentario

== $post-
Página 1 de 11